Blog sensedi proptech telefono 934 15 30 10 - 919 198 025
¿Has olvidado tu contraseña?

Blog

BLOG

Arquitectura pasiva

16 junio, 2018

La arquitectura pasiva es la rama de la arquitectura que se ocupa de cómo construir edificios que logren un elevado grado de confort, mediante procedimiento naturales. Por estos procedimientos naturales entendemos el sol, las brisas y/o vientos, las características propias de los materiales de construcción, etc.

Para decirlo de otro modo, teniendo en cuenta que una vivienda se construye con el objetivo de cobijarnos y separarnos del clima exterior, lo que busca la arquitectura pasiva es minimizar el uso de sistemas de calefacción o refrigeración no naturales.

Esta línea del estudio de la arquitectura empezó a cobrar vida a finales de la década de los 70, coincidiendo con la década de las Crisis del Petróleo (¿coincidencia?) por parte de Edward Mazria. Los puntos de unión de todas las soluciones propuestas es que sean técnicas sencillas y que, además, no haya equipos implicados.

Algunas de las pautas que deben seguir estas soluciones son:

 

    • Ahorro de energía mediante el uso de buen aislamiento térmico
    • Orientación adecuada de cada ventana respecto al sol
    • Protección solar sobre las ventanas
    • Ventilación natural
    • Uso de la inercia térmica de la vivienda

Conservación de energía

 

Todos los aspectos importantes se deben concebir en el diseño de la vivienda puesto que no son elementos fácilmente modificables una vez la vivienda está construida.

Una de los puntos más fascinantes, desde mi punto de vista, es cómo se puede llegar a jugar con la energía solar para conseguir mejorar el comportamiento de una vivienda:

A.     GANANCIA DIRECTA

Captar la energía del sol a través de superficies vidriadas, es decir, como se ha hecho toda la vida con las ventanas. Optimizar las horas de insolación (sol de tarde vs sol de mediodía vs sol de mañana) puede ayudar a reducir mucho el consumo de calefacción. Hay que destacar que es importante jugar con los elementos de sombreado para evitar cargas térmicas excesivas en verano.

B.     MURO DE ACUMULACIÓN

Técnica que consiste en disponer una superficie vidriada delante de un muro oscuro (de piedra, ladrillos u hormigón). En estos muros se aprovecha una propiedad del vidrio que es el efecto invernadero, con lo que se consigue un volumen de aire a una temperatura elevada. Dentro de esta técnica, hay dos variantes:

b.1. Muro no ventilado: este espacio definido anteriormente es cerrado y lo que conseguimos es una capa aislante del exterior y, además, se consigue calentar la piel  del edificio.

b.2. Muro ventilado: en este caso se practican oberturas a este espacio y se consigue una circulación del aire por convección (se juega con las diferencias de densidades por la temperatura del aire). Mediante esta solución, y jugando con las oberturas, es posible refrigerar una fachada así como también una calefacción de la misma superficie.

C.     INVERNADERO ADOSADO

Creación de un espacio en la fachada sur gracias a incorporar una superficie vidriada (puede ser habitable). Mediante esta técnica, además de generar unos espacios muy confortables en los meses fríos, se reducen las pérdidas de calor hacia el exterior.

D.     CAPTACIÓN Y ACUMULACIÓN SOLAR

Esta es la técnica más compleja, ya que combina el método A. Ganancia Directa, con colectores solares de aire o de agua (parecidos a los que se utilizan para calentar el agua en los techos). Se basa en acumular la energía térmica en este/os fluido/s (aire o agua) para luego entregarlo al edificio cuando sea necesario.

*Esta casa pionera se diseñó en Argentina, de aquí que la orientación de los paneles solares sea el Norte (hemisferio sur)

< volver al listado