Blog sensedi proptech telefono 934 15 30 10 - 919 198 025
¿Has olvidado tu contraseña?

Blog

BLOG

Cómo purgar los radiadores para mejorar su eficiencia energética

21 junio, 2018

Cuando llega el frío encendemos la calefacción. Los radiadores, después de meses parados, acumulan aire en su interior y no calientan de manera correcta. Para lograr una mayor eficiencia energética y, así, reducir la factura mensual es necesario expulsar el aire al exterior. Esta acción de expulsar el aire se denomina purgar y se trata de una práctica sencilla que ayuda a mejorar el sistema de calefacción.

Actualmente los radiadores cuentan con dos tipos de purgadores: los automáticos y los manuales. En el caso de los purgadores manuales debemos ser nosotros mismos los que realicemos el proceso.

Existe un síntoma clave para saber si necesitamos purgar los radiadores y mejorar la eficiencia energética: tocar el radiador y que una parte del mismo esté más fría que el resto (dependiendo de la entrada de la zona del agua). Además, es importante que el circuito del radiador funcione y fluya correctamente para poder purgarlo, ya que si no, el aire no se expulsa.

No existe una recomendación específica sobre qué zona de la vivienda empezar a purgar, tanto si hablamos de una sola planta o varias, porque el circuito es estanco y donde se queda almacenado el aire es en el radiador no en el circuito.

Ayudados por un destornillador plano, debemos girar la válvula de purgado que se encuentra en la parte superior del radiador, y mantenerla abierta hasta que comience a salir agua de forma constante y sin ruidos. Se aconseja repetir este proceso en todos y cada uno de los radiadores de la vivienda.

Finalizado el purgado de todos los radiadores se ha de comprobar la presión del agua de la caldera que generalmente debe estar entre 1 – 1,5 bares para su correcto funcionamiento, aunque cada caldera tiene sus recomendaciones con la presión. Siguiendo estos sencillos pasos, tus radiadores mejorarán su eficiencia energética, calentando de manera óptima, lo que repercutirá positivamente en la factura.

Y no lo olvides, ante la duda, consulta con un especialista.