Blog sensedi proptech telefono 934 15 30 10 - 919 198 025
¿Has olvidado tu contraseña?

Blog

BLOG

La accesibilidad en los edificios, una asignatura pendiente

20 julio, 2018

En la mayoría de los casos, los edificios no están preparados para facilitar el acceso a personas con movilidad reducida o discapacidad. A menudo, la entrada al portal o a las zonas comunes se convierte en una difícil tarea, sobre todo para aquellos que lo hacen en silla de ruedas, con muletas o bastón.

De hecho, según el estudio “La accesibilidad en las viviendas de España” elaborado por la Fundación Mutua de Propietariosen colaboración con la Cátedra UNESCO de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, revela que sólo un 0,6% de los edificios de viviendas españolas cumplen los criterios de accesibilidad universal para personas con movilidad reducida o discapacidad.

La decisión de abordar obras en materia de accesibilidad, tanto en una vivienda unifamiliar como en edificios comunitarios es compleja, principalmente por su elevado coste y por la necesidad de establecer un acuerdo entre la mayoría de los vecinos. La entrada en vigor de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social(LGPD) ha potenciado la supresión de barreras arquitectónicas y ha incentivado las ayudas a la adaptación y actualización de los edificios. Además, son muchos los municipios y comunidades autónomas que ofrecen financiación para la rehabilitación. En función de la localidad donde se encuentre el edificio y el tipo de intervención a realizar, la cuantía puede variar entre un 10% y un 50%.

En SENSEDI somos expertos en la evaluación del estado y necesidades del edificio y favorecemos la tramitación de ayudas y subvenciones para su rehabilitación. Al hablar de la mejora en la accesibilidad de los edificios lo primero en lo que pensamos es en la instalación de rampas y ascensores, pero hay muchas más. ¿Cuáles son los principales elementos de mejora en materia de accesibilidad?

 

    • La instalación de ascensores, salvaescaleras, rampas u otros dispositivos, incluyendo aquellos adaptados a las necesidades de personas con discapacidad sensorial.

 

    • La dotación de productos de apoyo tales como elevadores o aparatos análogos que permitan el acceso y uso por parte de las personas con discapacidad a elementos comunes del interior y exterior del edificio, como portales, jardines, zonas deportivas, y piscinas, entre otros.

 

    • La disposición de módulos de información o de aviso como señales luminosas o acústicas que permitan la orientación en el uso de escaleras y ascensores.

 

    • La instalación de mecanismos electrónicos de comunicación entre las viviendas y el exterior, como videoporteros y similares.

 

En definitiva, todo un conjunto de actuaciones que mejoran la calidad de vida de los residentes y aportan valor a las propiedades.